Thursday, 23 August 2012

PASSENGER


I'm a passenger
and I ride and ride...
mm mm hmm mm mmmm mmm mmmm
mmmmm hmm mm hmmm mm mm
Yeah, the bright and aaaahhaaa
You know it looks so good tonight
         singing la la la la laaa la la la la la la laaa la la 
                                                               la la la la laaa la la la la la la laaa la la
la la la la laaa la la la la la la laaa la la

Ya está cantando otra vez! Le dijo la enfermera al guardia que abría la gruesa puerta acolchonada puerta por dentro.

-Al menos amaneció de buen ánimo…Buenos días Miss!

-Hey dear! Lovely day, isn’t it? 

La enfermera apenas sonrió temiendo algún alarido, pero Clemencia sólo volteó a mirar a la ventana y siguió cantando embobada I'm a passenger and I ride and ride...

-Clemencia, su medicina. Acuérdese que no puede desayunar si no la toma…

-Yes, dear I remember now. Y extendió la mano.

La enfermera le puso dos capsulas una roja y una azul. 

- Funny pills! Now they come in colors!

Clemencia se las tomó más tranquila de lo normal y la enfermera, temiendo un grito o un mordisco en la nariz, se alejó dos pasos y le pidió que abriera la boca y sacara la lengua para comprobar que se las había tragado. Clemencia hizo caso dócilmente y se sentó a tomar su desayuno. 

-We don’t have Earl grey tea anymore…Oh, well! nevermind! Jelly would do!

Clemencia comió tranquila su vaso de leche y pidió gelatina. La enfermera miró al enfermero nuevo con recelo y salió de la habitación. Su expresiones de asombro no podía disimularse de tal modo que él  le preguntó – ¿Qué pasa? 

La enfermera respondió anonadada – Clemencia no me escupió ni me gritó hoy ninguna grosería y además me habló en inglés todo el tiempo. Debieron cambiarle los medicamentos. 

- ¿Cómo así? Le preguntó el enfermero.

- ¡Ay, usted es demasiado nuevo aquí para saber la historia de la pobre Clemencia! Gracias a los medicamentos de los médicos, que la mantienen dopada, está más tranquila. Pero cuando llegó, tenía un cuadro sintomático grave de coprolalia y esquizofrenia. Su historia es bien curiosa. 

- ¿Ah sí? ¿Por qué?

- Clemencia era una profesora de inglés que trabajo durante 30 años en un colegio público del Barrio Galán. Un familiar de ella nos contó que un día ella había decidido comunicarse sólo con groserías en todos los idiomas que ella conocía.

-Luego, ¿cuántos idiomas hablaba?

- Normalmente ella habla inglés pero habla portugués, francés y otra cosa que no sé todavía que es. Tal vez se lo invente.

- Aaah, pero... ¿ qué le pasó?

- Pues para aprender todo esos idiomas, ella viajó mucho y después trabajó como profesora de inglés en ese colegio distrital. Cuando ya había cotizado las semanas  para pensionarse, ella decidió retirarse. Fue a ver y resulta que sólo le habían registrado 35 semanas de las novecientas y pico que ya había trabajado en ese colegio. Cuando pasó eso, tenía ya 64 años, según me contó la hermana. Dizque no se podía retirar porque no tenía las semanas obligatorias para reclamar su pensión. Entonces le tocó quedarse trabajando en el colegio por los siguientes  ¡15 años! ¡Imagínese! Una viejita lidiando con grupos de 40 estudiantes! Y ella no podía reprenderlos ni nada porque dizque la demandaban. Una vez, dizque así le pasó…

-Uy ¡tenaz! ¡Pobre viejita! ¡Y con lo tenaces que son los chinos de ahora…!

- Según la hermana, dizque la viejita llegaba todos los días a llorar y a llamarla por teléfono. Ya después no lloraba. Cuando la visitaba, dizque se portaba extraña y decía más groserías de lo normal. Pero que sólo era en su casa cuando estaba sola…

- Pero ¿ cómo terminó aquí?

- Yo sólo sé que aquí llegó fuera de sí misma, con un cuadro sintomático extremo de coprolalia. Ah! Mire! Susurró la enfermera. -Tal vez ellos si sepan... ¡Ponga cuidado! 

-  ¡Buenos días!

- ¡Buenos días! ¡Están de suerte hoy! Clemencia está muy tranquila hoy. Acuérdense que no pueden entrar los tres al tiempo. Sólo pueden entrar uno por uno. Permiso.

Uno de los visitantes entró y saludó efusivamente.

 –Hey Clemencia! How are you doing?

- Well,I’ve been better before! There was no earl Grey tea today. It’s a real pity!... contestó ella sonriente.
El enfermero cerró la puerta y se quedó ahí en caso de que los visitantes necesitaran ayuda con Clemencia. Quedaron dos visitantes en el pasillo y el enfermero parando oreja.

- …pero no me has acabado de contar lo que le pasó a esta pobre…

- ¿Dónde íbamos? Ah, sí… El día del profesor. Todos los años en el colegio se celebraba el día del profesor y Clemencia nunca iba. Pero el ultimo año que estuvo en el colegio, ella fue. Todos estaban sorprendidos y quisieron hacerle un homenaje improvisado. Organizaron un sainete de una clase de inglés y por más hacer, hicieron menos. El sainete resultó una parodia griega de la que nadie se podía dejar de reír: la estudiante que interpretaba a Clemencia  imitaba su voz, sus gestos y su acento británico, del que Clemencia misma se ufanaba tanto, de un modo tan burlón que nadie podía dejar de reírse. Imagínate todo el colegio agolpado en el patio central viendo el espectáculo y riendo al unísono!

- Wow! ¿Pero qué paso? ¿Qué hizo Clemencia? ¿Se fue?

- ¡No! Ella bajó al patio, empujó a la estudiante que la imitaba, le quitó el micrófono y empezó a insultar a todos en inglés. Gritaba y vociferaba con todas sus fuerzas y la gente seguía riendo. 

- ¿En serio?

- ¡Si! Como nadie dejaba de reír, ella empezó a insultar en español, en portugués de tal manera que poco a poco el colegio fue quedando en silencio. Todos nos fuimos dando cuenta que a ella le pasaba algo cuando empezó a vomitar el ponqué que había comido en la sala de profesores y comenzó a botar babaza por la boca como un perro rabioso.

- ¡Increíble! ¡Me hubiera encantado ver eso!

-¡No! No te hubiera encantado si la hubieras conocido antes...Fue muy triste ver cómo una mujer tan gentil, tan classy, como ella decía hubiera terminado así…Fue nuestra culpa…nadie se dio cuenta cómo ella se derrumbaba frente a nosotros en esos largos años que ensenó obligada en el colegio como una prisionera.

You! Son of a bitch! Mother fucker!!!! Why you came here! Show me ur dick! Dick? What’s dick, miss? I no understand... You don’t get it piece of butthead? You should go sniff something better darling! BITCHES! Show me! Show me!! Oh, you wont give me the finger coz I’ll do! You piece of shit! Ah! Come here! Show me! Show me babe! Oh babe! Babe! Fuuuuuuuck you! All of you! Vendidos! Fuck your damn president! Your Colombian Bush!! Fuuuck you all! 

El enfermero  entró precipitadamente y la amarró a la cama con anchas correas de cuero mientras ella le escupía a la cara. Otra enfermera cerró la puerta y le dijo a los visitantes que ya no era un buen día para las visitas.

-          Por esto, prefiero recordarla como Clemencia era antes de que le negaran su pensión.

-          ¿Y cómo era? 

-          Pues era muy elegante y muy prestante en el colegio, siempre nos traía souvenirs de sus viajes, se ofrecía a hacer traducciones, era adorable… Incluso, cuando yo empecé a trabajar en el colegio, ella…

No comments:

Post a Comment